Historias de Nuntiux – R.T.A.

R.T.A. conoció el servicio de Nuntiux a través de Facebook, comprobando que algunos de sus amigos eran seguidores. Nos contó que tras mucho leer toda la información que hay en la web, el servicio le impactó tanto que se puso inmediatamente a trabajar en su primer ‘nuntiux’.

R.T.A. es joven, y trabaja como portero en una conocida discoteca de Madrid. Cada noche se enfrenta a situaciones complicadas y altercados de personas que se exceden con la bebida y las drogras. La idea de que algún día cualquiera de aquellas peleas le afectara directamente es lo que le llevó a aventurarse con un vídeo personal para su única hija, que por supuesto remitió a Nuntiux de forma confidencial. El vídeo nos comentó que lo preparó con un amigo cómplice, y para darle mayor valor sentimental, lo grabó en el mismo lugar donde vivió un recuerdo imborrable con su hija hace ya bastantes años: el parque del Retiro.

Fiesta en discoteca vista
Fiesta en discoteca con luces

R.T.A., aún continúa disfrutando de la vida, pero contrató con Nuntiux un servicio de comprobaciones periódicas durante 5 años a través del cual se seleccionó hacer la comprobación cada 3 meses, y por correo ordinario, de si continúa disfrutando de la vida. Su instrucción fue que su vídeo fuese entregado a su hija en el cumpleaños de ésta, inmediatamente posterior a la fecha en que Nuntiux certifique que ha dejado de disfrutar de la vida (opción ‘entrega en fecha’).

Tras varios años con el servicio activo, R.T.A. está encantado con la discreción de las comprobaciones de Nuntiux y sobre todo, con la posibilidad de mantener por un precio anual muy asequible este servicio siempre activo. Nuntiux le ha informado de que la cancelación es igualmente sencilla, con un simple email, tras la cual, procederíamos a devolverle en el más absoluto secreto, el vídeo que nos mandó.

R.T.A. nos comentó que el saber que ese mensaje está preparado, en el que comenta a su hija cosas que jamás olvidará, le ayuda a calmar esa sensación de angustia que le produce las situaciones de riesgo con las que se enfrenta a diario por motivos de trabajo. Además, nos comentó que el mero hecho de grabar ese vídeo fue tremendamente terapéutico y una experiencia que jamás olvidará, y por supuesto, estrictamente confidencial.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *